Mi tío favorito

Me hubiera pasado la noche vagando si no fuera por esa mujer. La voz con la cual llamó mi nombre sonó joven, pero su rostro me indicó que me aventajaba unos veinte años. Yo no tenía ganas de sacarle mucha plática, ni a nadie. El centro de la ciudad no es el mejor lugar del mundo para socializar con extraños, pero me intrigó lo que dijo: "Te reconocí por mi álbum familiar, sales en algunas fotos, de bebé. Sigues igualito".


Al principio pensé que era una estrategia bien ensayada para tratar de ligarme, o para sacarme dinero. Ya iba a proseguir mi marcha cuando te mencionó a ti, supuestamente te conoció hace muchos años. Me preguntó si seguías soltero, le dije lo mismo de siempre: "Sigue soltero y seguirá soltero..." Le dio mucha risa, te conocía bien.


Describió mis fotos. Se me quedó muy grabada una, dice que sales cargándome en brazos, como arrullándome. Con esto agarré confianza de confesarle que siempre has sido mi tío favorito, mi verdadero padre, que aprendí todo de ti. Ella contestó que me recordaba bien, pero que dejó de frecuentarte cuando te desapareciste con todo y casa. Que unos meses no la llamaste, cosa nada rara, pero cuando pasó el año te fue a buscar y no había nada. Recordando se me removió todo el sentimiento, y al parecer a ella igual porque se le mojaban los ojos a ratos.


Tu casa a un lado del río me encantaba. Salía uno al patio, asomaba la vista y al fondo del barranco se miraba el agua corriendo. En aquellos tiempos estaba limpia y transparente y hacía música al chocar con las pocas piedras. Cuando de pura casualidad alguien pasaba por ahí, le llamaba la atención tu casa blanca, al ser la única por esos rumbos pelones.


Tantas veces te visité, tantas más estabas con una mujer diferente. Aunque de niño no me daba cuenta de lo que pasaba, por ir a visitarte tan seguido me tuve que enterar. No se me olvidó nada de lo que te aprendí, te aseguro que de todavía te seguirías orgulloso de mí.

El día del deslave me sentí realmente destrozado. En cuanto me dijeron lo que había pasado salí pedaleando hasta el río. Desde lejos comencé a ver los restos de tu casa desparramados por el barranco, casi llegando al fondo. Había gente buscándote, yo también saltaba desesperado, con los ojos bien abiertos y llenos de lágrimas. Miré tu mano saliendo de la tierra, como si estuviera plantada. Grité con todas mis fuerzas: "¡Aquí está! ¡Hay que sacarlo!" Jalé de tu mano tan fuerte que me fui para atrás llevándomela. El deslave te despedazó completo.


Al final me despedí de aquella mujer, sacando como pretexto que tenía algo que hacer. Puras mentiras, no quería seguir recordando. Me tomó por la manga de la camisa y habló: "Dile que lo sigo esperando". Le contesté lo de siempre: "Le voy a decir, pero no va a mover un dedo". También soltó la carcajada con esta respuesta. Yo me fui sin siquiera preguntarle su nombre.


A lo largo de mi vida, conforme me he encontrado con tus mujeres, no les digo lo que te pasó. Siempre quieren saber si ya te casaste, tienen la esperanza de ver si ya dejaste la buena vida, si ya le paraste al gozo. Me vas a disculpar, pero a mi me da mucha pena confesarles que un deslave no dejó de ti cosa que sirviera.


Atte.
BadBit

13 comentarios:

((JaN!s...*)) dijo...

los deslaves son maloooos...
tu historia diferente y me gusta :D!

suerte en tu dia amigo! te kiero muxho

Alekz Luthor dijo...

Lo único que pude decir mi querido Badbit después de leer este relato fué....GULP !

Que aunque no fué una palabra proferida...si tuvo muchísimo sentimiento...tu has de entender...mil cosas pasan por la mente de uno cuando lee a detalle y con vívida imaginación este tipo de relatos...

Mis respetos...

Alekz

Marcos Legaspi dijo...

si eso es algo real est muy triste.

a veces necesiamos pasar por dificiles situaciones para darnos cuenta de lo que tenemos y valorar lo que somos.

la vida es como una fiesta, y debemos aprender a saber cuando la fiesta termina.

52X Max dijo...

debemos saber cuando termina la fiesta, para irnos 10 minutos antes y ke no nos pongan a limpiar

Anita dijo...

pobre mujer... vive con la esperanza de algún día volverlo a ver... tal vez reaccionaría comó tú en no decir nada.. pero que lamentable lo de tu tío, y peor que fuiste tú el que lo encontro.. mm triste la muerte de tu tío, porque en vida parece que disfruto mucho no??
un abrazo y un beso
PD. Badbit te agregue a la lista de los blogs que amo leer, para que otros también lo puedan hacer...

Damewanze dijo...

Que bien que escribiste algo diferente. a veces quisiera ser una loca y pensar que pronto vere a quien quiero sin darme cuenta del paso de los años. Nada que ver.

suedo dijo...

:(
mejor que sigan creyendo en el galan aquel que las enamoro y las dejo marcadas para toda la vida :D

Bueno pues te charlo que en efecto la Lis (glamygal) es mi compirri del alma, la amo con todo mi corazon, aunque sea de roca insensible, la amo! jajajaja

Y pues thanks por darte la vueltita por mi fotolog que es al que mas le dedico tiempo, el blog ando experimentando a ver si se me sueltan un poco las ideas y fluyen hacia mi teclado..

saludos :D

El jackesito dijo...

muy bueno, un tanto diferente a lo que había leído de tí, me encantó el hecho de que cada párrafo te leva a un lugar distinto, es decir, en nuestra imaginación lo que sucede va cambiando con el paso de cada párrafo y, claro, nos imaginamos -quiero creer- el antes y el después. Buenísimo, nos estamos viendo...

Atte. El jackesito

joelia dijo...

que pasó el martes? se juntaron??? miguel, este relato esta lindo y diferente. traes algunos errorcillos con algunas palabras mal ubicadas, y me parece que el climax del deslave puede mejorarse muuucho y hacerlo un buen cuento. cómo ves??? buen tema y claro, no pierdes su sentido de humor negro!!!

bueno, adelante, y nos estamos viendo. creo que me desaparecere unas semanas, entraré a cirugía y pues no podré moverme por unos días, pero tallerearé por mail, si se puede!!!

saludos!!!

sgenius dijo...

Bueno, bonito y breve. ^_^ Pobre tío... pero al menos se mantuvo en la memoria de todas...

mikeke dijo...

Excelente! Despues de que pasan tus dias, que bueno es ser recordado y dejar una huella en esta tierra, de la cual pronto seremos parte (claro que a mi, me van a enterrar en una bolsa ziploc!) jajajajajaja. No encontre el mail, pero creo que una vez dijiste que uno de tus miedos era ser olvidado. Tal vez son las 4 caguamas que me eche, pero a lo mejor si lo recuerdo jejejeje

la mano desprendida del tio dijo...

deberian de hacer una novela de televisa de este relato

MIGUEL dijo...

exelente anecdota.